¿Qué es el niño interior?

En palabras simples, tu niño interior son tus recuerdos y vivencias de tu infancia que han dejado huella en ti.

Son todos esos momentos buenos y malos que viviste en tu infancia, que siguen en conexión con tu mente actual consciente e inconsciente.

Características
&
Consecuencias
del niño
interior

Tu niño interior tenía varias características que ahora no tienes por diferentes motivos y que muy adentro tuyo anhela revivirla y te pones feliz cuando logras chispazos espontáneos donde actúas cómo cuando eras una niña o un niño.

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe todas nuestras novedades en tu mail 🙂

Y es porque tu niño interior guarda muy adentro tuyo, todas esas emociones de los eventos de tu niñez que te sentías feliz. 

Cuando recibías amor, cariño, atención, protección, y todo aquello que te hacía sentir especial. Del mismo modo que conserva las emociones negativas de los malos momentos que viviste cómo el abandono, regaños, exigencias desmedidas, etc.

Al tener este mundo de emociones y recuerdos guardados en nuestro interior, siguen afectándonos ciertos factores que nos marcaron en nuestra infancia. 

Ciertas palabras, regaños, gritos, las alturas, el mar, y situaciones específicas que nos alteran que nos hacen perder el control de la situación sin explicación.

identifica tu niño interior

¿Cómo identificar a mi niño interior?

Cada vez que sentimos miedo, nos paralizamos por algún suceso, o sentimos un cambio repentino en nuestro sistema nervioso y nos reflejamos temerosos por situaciones donde en realidad no corremos riesgo.

Ese es tu niño interior el que está asustado, pidiendo que no vivas nuevamente lo que está sucediendo.

Todo los que vivimos, TODO! queda guardado en nuestro interior

Si en tu infancia te empujaron a una piscina cuando aún no sabías nadar bien y casi te ahogas en ella. Seguro ahora no te gusta meterte a las piscinas o te da miedo navegar en el mar, o simplemente adentrarte en él tan solo un poco. 

Sin importar que ahora seas una super mujer autosuficiente que puede con todo, seguro que le tienes miedo a las piscinas o al mar.

Esto es tan solo un ejemplo, que también es una gran oportunidad para Sanar! En el momento donde tu niño interior te dice ¡Una pileta! “Por favor no entres que nos podemos ahogar”

Es el momento para que pases a ser el padre de tu niño interior y le des la seguridad y confianza de que todo estará bien y que no hay porque temer.

Le puedes decir Tranquila, ahora cuidaré yo de ti, soy grande y sé nadar, no vamos a ahogarnos. No tengas miedo del agua”.

Si te gusta lo que lees, ¡comparte con tus amigos! 🙂

¿Qué debemos hacer con nuestro niño interior?

Ha quedado en tu inconsciente miles de palabras, frases, regaños, limitaciones que tus padres te han generado, y es momento que tu ser actual, adulto, responsable, experimentado, se conecte con tu niño interior y establezcan una comunicación.

El niño interior

Primero esta comunicación debe ser para sanar todas esas heridas abiertas emocionales que aún te siguen afectando, posterior a esto, la comunicación debe continuar para mantener el equilibrio interior que se logra.

Esta comunicación se logra con los ejercicios que vamos a dejar a continuación, pero antes y primero debemos ser conscientes de la existencia de nuestro niño interior.

De nuestra responsabilidad de ayudarlo a sanar y muy importante, de prestar atención a nuestras conversaciones internas, las que se forman en nuestra mente, para así identificar aquello que debemos trabajar.

Son miles de frases diciéndonos ¡NO!, ¡no, no ,no, suelta eso!, ¡No sabes cantar!, ¡No corras!, ¡Quédate quieta y no molestes a nadie!, ¡no sabes hacer nada!. Y son muy pocas las horas en nuestra mente que tenemos frases como: ¡Eres maravillosa!, ¡Te amo!, ¡Eres lo mejor!, ¡Eres muy inteligente!, ¡Te felicito!

Debes empezar a darte momentos en los que hables con tu niño interior y le digas todo lo que te hubiese gustado que te dijeran. Dile: “Te amo, me importas mucho, eres genial!

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe todas nuestras novedades en tu mail 🙂

divertirnos como cuando eramos niños

Ejercicios para sanar tu niño interior

Antes de iniciar con la práctica de los ejercicios, es importante saber que el mejor ejercicio que podemos realizar desde ya! Y nunca dejar de hacerlo, es Divertirnos! Así tal cual nos divertíamos cuando éramos chicos.

Nos gustaría saber qué te pareció el artículo. 🙂

¡Si te gustó este artículo, compártelo y síguenos!

Suscribete y Síguenos:
error
Categorías: Espiritualidad

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Disfrutas de este blog? Compártelo! :)

Instagram
Twitter
Facebook
Follow by Email